Me encantan las metáforas. Hace mucho leí que «los niños no son una botella que hay que llenar, si no un fuego que es preciso encender» (Montaigne). Las metáforas pueden inspirar y cuando lo hacen es para inspirar actitudes como ésta que implica una forma de entender nuestro papel como educadores-animadores-facilitadores de niños y niñas.

Otra metáfora es esa de «ver la botella medio llena» que significa fijarse en lo positivo y potenciarlo, hay quien llama a esto las excepciones 🙂 Este año trabajaremos desde esta actitud en colaboración con el Area de Promoción de la Salud y el Observatorio de Salud (desde la propia Dirección General de Salud Pública) en el marco de un proyecto de investigación acción partycipativa de mapeo de recursos de salud comunitaria en Asturias en el que obviamente la población ha de ser la mayor protagonista. Ahí va un texto inspirador sobre el tema vía Salud Comunitaria: El enfoque abcd de Desarrollo Comunitario

Lo ideal es leerlo, dejarse inspirar teniendo en mente una de las preguntas que más nos entretienen ahora: ¿de qué formas creativas vamos a involucrar a los agentes implicados en un mapeo de recursos de salud comunitaria?