Todo empezó en el d-Espacio de Uviéu como una simple practica universitaria; un sitio curioso, extravagante, divertido qué te transmitía confianza. Muchas cosas que hacer y muchas más que aprender con personas majas, curiosas, jóvenes y mayores; todo en un clima de amistad. Iniciativas culinarias, musicales, educativas y mucho más; necesidades y recursos para compartir, un intercambio formativo pero además creativo.

Luego, en el mejor momento lleguó el confinamiento, todo se paró pero la gana de hacer no faltaba. Muchas noticias, ayudas, apoyo social, todo on-line: ha sido un trabajo ejemplar y un ejemplo para muchos.

Pero ya hace tiempo que se hablaba del d-prao, para poner en marcha otras iniciativas, como huerta y carpinteria de madera, un sitio en la naturaleza, relaxante y interesante.  La primera vez que estuve, me recordó mi tierra natal: la tranquilidad del campo, el canto del gallo (sí todavía existe :), la ausencia de ruidos ciudadanos, fue emocionante!!!

¿Y cómo podía terminar mi experiencia Erasmus de la mejor manera posible?

Sólo puedo recomendaros de hacer un viaje a este lugar y tal vez si tambien teneis una tienda de campaña, porqué no? un co-living aquí està perfecto para recargar las pilas!!! garantizado….

Un recuerdo positivo de un estudiante Erasmus italiano que hizo su practicúm universitario en Partycipa.

CESCO