Personalmente de todas las formas, modelos que hay para intentar ayudar a mejorar (o al menos no empeorar) la justicia social hace tiempo conocí y creo (con muchos matices) en el Modelo del Bienestar Social que basicamente introduce como novedad al del Estado del bienestar el devolver el protagonismo a la ciudadanía (desde lo cotidiano y también de manera organizada por medio de asociaciones o grupos informales), debiendo ser el objetivo de la administración en este sentido facilitar que la ciudadanía asuma cada vez mayores cotas de protagonismo en la gestión del bienestar común (salud, educación…).

En EEUU, España y tantos países o a nivel de regiones este modelo está en los papeles (legislado), pero en su gran parte aún está sin desarrollar y este eje del protagonismo ciudadano hoy en día consiste (con muchas excepciones, afortunadamente, pero eso, excepciones.. que dependen del buen hacer de personas concretas que suelen emprender casi sin apoyos esta apuesta por el protagonismo ciudadano) en general en la consecución de interesés de sólo unos pocos ciudadanos que ejercen posiciones de poder desde lobbies inhumanos y otros espacios de poder o intituciones que se aferran a mantener viejos (o a crear nuevos) interesés y cotas de poder heredados y que en términos de eficacia pública resultan “poco” positivos a la hora de mejorar cuestiones que tienen que ver con el bienestar común…

Si quieres leer más o ver el vídeo del discurso pincha aquí

A Obama y la institución que representa se le pueden hacer miles de críticas sobre los mecanismos para llegar a esa posición de poder, o que al final no será para tanto… lo que sea (ni idea). Me quedo con los efectos positivos que puede tener un discurso de una persona que dedicándose a la Política hable de Política desde el modelo de bienestar social y consiga llegar a mucha gente sirviendo quizá de inspiración para que más personas y organizaciones se impliquen y ayuden a inventar y poner en marcha formas de implicar a la ciudadanía en la gestión del bienestar común.


Un discurso diría que bastante revolucionario de una persona proveniente, además, de una cultura tradicionalmente excluida y por si fuera poco, joven (y con otros jóvenes) que se hizó un hueco entre la generación tapón para lanzar a primera plana mundial y con una actitud ilusionante, resiliente y SOCIAL (una intervención psicológica de masas) una serie de etiquetas que hoy en día no pintan nada en la sociedad y por lo tanto tampoco en los grandes medios de comunicación: esperanza, sostenibilidad, educación, interés mútuo, igualdad, libertad, felicidad, ayudar, sufrimiento ajeno, intereses, valores, transformar, cambio, inclusión, gestión, liderar, construir…

Un discurso en definitiva que ha puesto contenido social (y no de cualquier forma) en primera plana y otro estado más (me viene a la cabeza Lula, no creo en otros estados que hacen la revolución por muy justa que sea a través de las armas) que de manera “pacífica” sitúa en el poder a una persona que apuesta por la Política entendiendo ésta desde el modelo de sociedad del bienestar.

Un discurso de una persona ambiciosa y  gran comunicador que ayudará a entender a mucha gente qué es eso de re-make, rehacer, reinventar, reorganizar…  un discurso que como mínimo demuestra inteligencia, ilusión, capacidad de análisis sencillo (y accesible para muchísima gente) de una realidad compleja y capacidad de mando y gestión para llevar cambios innovadores en la raíz de muchos problemas y modelos equivocados de gestionar el bien común que hoy en día, queramos o no, nos afectan a tods.

En temas de infancia, me quedo con dos propuestas de Obama, el hacer un servicio “obligatorio” de “voluntariado” para los niños (esto sí que sería una buena asignatura de educación a la ciudadanía) y la de mejorar las escuelas para adaptarlas a la realidad.

Si te gusta, comparte!